Cecilia Ceraso




Sistematización de mapas comunicacionales del municipio de Quito, Ecuador*


Contenido
Una mirada estratégica sobre los mapas
Tres sentidos que atraviesan este tipo de procesos
La construcción de los mapas
Sobre la metodología: una estrategia
La ecología del sistema 
Notas

El siguiente trabajo surge a partir de una mirada metodológica hecha sobre una experiencia de gestión participativa impulsada por el Municipio de Quito, Ecuador, y una posterior sistematización de dicha experiencia con el objetivo de plasmar nuestra mirada acerca del uso de los mapas comunicacionales para el posterior diseño y ejecución de estrategias de comunicación en procesos de desarrollo local.

La línea de acción de esta experiencia fue la construcción de mapas comunicacionales, cartografías de los territorios georeferenciadas con diferentes categorías de comunicación (espacios de comunicación, actores -individuales y colectivos-, mediadores, medios de comunicación, descripción de las relaciones entre los diferentes actores de la comunidad). Paralelamente, y como parte de la misma política de gestión local participativa, se llevó a cabo la realización de foros de debate e intercambio, en los cuales participaron los diferentes departamentos del municipio de Quito.

A partir de un convenio de consultoría, firmado con la Cooperación Alemana en Ecuador GTZ, quien trabaja conjuntamente con el gobierno local de Quito, se requiere del aporte de recurso humano capacitado en planificación y gestión de la comunicación de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, para sugerencias técnicas, metodológicas y políticas en distintos procesos sociales ya iniciados entre la GTZ y los distintos municipios del territorio ecuatoriano, con diferentes ejes de trabajo:

1. Investigación sobre jóvenes “Formas de participación juvenil en la vida local”,

2. Diálogos poblacionales (temas de agenda: la descentralización, lo legal y el fortalecimiento organizativo),

3. Sistematización del mapa comunicacional del municipio de Quito. Reformulación del procedimiento secuencial hacia un modelo replicable para ser implementado en otros municipios.

Una mirada estratégica sobre los mapas

La idea que originó la acción de hacer un mapa comunicativo fue la posibilidad de diseñar planes, programas y proyectos de comunicación/ educación, a partir de mirar la información surgida desde la realización de los mapas. Nosotros pensamos que el hecho de hacer el mapa debe ser en sí mismo un proceso de comunicación/ educación.

Agregaríamos al objetivo planteado la pretensión de que el mapa esté al servicio o sea una herramienta de la gestión de políticas sociales y que el proceso de construcción del mapa promueva la participación de la comunidad, que es la que dará un sentido al mapa, que se acerque a las necesidades reales de la población.

Un punto importante a pensar en el procedimiento secuencial de este proceso es: ¿para qué nos sirve a todos este mapa?

Un mapa es un instrumento que recopila una información determinada sobre un territorio. No es la representación exacta del territorio en movimiento. Siempre una cartografía es producida desde unas nociones previas sobre el poder, su uso, sus límites, posibilidades y libertades.

Si vemos al mapa como una información estática sólo arrojará datos cuantitativos que son muy útiles, sobre todo para los funcionarios, a la hora de hacer los diagnósticos para diseñar las políticas. El instrumento mapa en este caso, sólo existiría en su dimensión intraobjetual.

Si pensamos para este instrumento una relación interobjetual, la información debería arrojar la variedad y calidad de relaciones de comunicación que se ponen en movimiento en ese territorio.

Esta dimensión emerge cuando el mapa aparece como instrumento en procesos de gestión. La sinergia producida en estos procesos es generadora de movimientos y resignificaciones permanentes, que le darían al mapa su dimensión transobjetual. Por lo tanto proponemos iniciar la gestión participativa del mapa con procesos pedagógicos que promuevan la participación, uso y apropiación del mapa por parte de los actores comunitarios de cada territorio.

Tres sentidos que atraviesan este tipo de procesos

- Comunicación: comprendemos la comunicación como un proceso integral que crea las condiciones para que los saberes, vivencias y prácticas de los actores de cualquier comunidad puedan movilizarse para propiciar diálogos, generar encuentros, producir, compartir y circular sentidos. Fortalecerse como individuos y organizarse como sujetos de desarrollo social. La comunicación es transformación y resignificación de la sociedad en tanto también es puesta en común de subjetividades que aportan a la construcción de colectividades.

- Desarrollo: privilegiamos en la noción de desarrollo la transformación de las relaciones humanas, la generación de crecientes niveles de autodependencia de los seres humanos con la naturaleza y la tecnología, de lo global con lo local, de lo personal con lo social, de la sociedad con el estado. Entendemos al desarrollo como un proceso de transformación de las condiciones de vida de los seres humanos, no sólo a través del despliegue de las fuerzas productivas de un país o región, sino de la capacidad de los individuos para solucionar sus problemas, y la conciencia individual y social para enfrentar y asumir dificultades y generar caminos de solución.

- Participación: entendemos a la participación como una condición necesaria para transformar la realidad en sentidos propios. Consideramos a todos los seres humanos como sujetos de conocimiento y protagonistas de la construcción de estos nuevos sentidos. La Participación es una práctica de la vida cotidiana, que permite la interacción entre los seres humanos, para construir soluciones a sus necesidades de mejoramiento de sus propias condiciones de vida, de manera que se le dé prioridad al bien común. La participación permite interrelaciones más armónicas en espacios familiares, escolares, laborales y culturales, en los cuales interactúan los seres humanos coordinando acciones y significados comunes.

Si bien, la participación es una práctica propia de la vida diaria, tiene repercusiones fundamentales en las esferas políticas y democráticas, de manera que entre más fortalecidos estén los procesos participativos de los ciudadanos en sus contextos cercanos, mayores beneficios se obtienen en la dimensión política de las sociedades, valiéndose de una construcción cotidiana de lo público. Son, entonces la interacción, la construcción y los bienes colectivos, tres aspectos claves de la participación.

La construcción de los mapas

- Cómo pensar la realidad(1)

La realidad es dinámica y está en constante cambio. Creemos que es posible conocer para intervenir en la realidad, para generar procesos de transformación en el sentido que nos proponemos. Esta mirada supone un enfoque transdisciplinario y participativo, tanto para construir el mapa comunicacional de una comunidad, un objeto de investigación o para delimitar problemas.

Para construir mapas desde procesos participativos, es necesario hacer recortes que nos permitan delimitar, en un adentro y afuera, lo que queremos conocer en profundidad. Estos límites, creados por nosotros, no son cerrados, sino que permiten un diálogo entre las condiciones internas y las condiciones externas.

Cuando pensamos en la construcción de un mapa comunicacional, lo hacemos desde una mirada del desarrollo de las comunidades. Por lo tanto no se construye mirando solamente la realidad actual, sino que lo pensamos en relación con el futuro deseado por los actores mismos de esas comunidades. Por lo tanto, desde una mirada del desarrollo, la construcción de mapas será poner en relación la situación inicial con la situación deseada, no sólo por nosotros, sino por la mirada participativa de los protagonistas de la comunidad.

La metodología de creación de mapas comunicacionales es una construcción que surge del mismo proceso de investigación. Por lo tanto, afirmamos que un mapa comunicacional se construye estratégicamente para acercarnos y enredarnos con las comunidades y luego hacer más comunicable los resultados de este proceso de participación. Ningún mapa comunicacional está definido con anticipación al proceso de investigación. Las definiciones surgen en cada fase de nuestra investigación cartográfica. Ésta no es una afirmación que se fundamente en lo metodológico, sino en lo epistemológico.

Para Quine, el conocimiento es un sistema conveniente que nos permite relacionar experiencias entre sí. En el empirismo hay observables, que constituyen el punto de partida de todo conocimiento; son neutros (los mismos para todas las personas y disciplinas) y se dan en la percepción.

Sin embargo, nosotros pensamos que para crear una cartografía que genere procesos de participación en las comunidades, hay que pensar al territorio desde la complejidad. Esto significa construir desde procesos participativos un “trozo de la realidad” que incluye aspectos físicos, biológicos, sociales, económicos y políticos.

Si volvemos a nuestro punto de partida, que es la pregunta guía ¿para qué nos sirve el mapa comunicacional?, podemos plantear una orientación general de la investigación:

Una cartografía, tiene los siguientes componentes:

- Los elementos que aparecen como relevantes en el mapa.

- Los límites complejos del mapa.

- Sus interrelaciones, tanto internas como externas.

- Límites

Los MAPAS que representan la realidad empírica carecen de límites precisos en su extensión física y en sus problemáticas. De esto se desprende que es inevitable que impongamos límites en el mapa que pretendemos construir participativamente en las comunidades. Esto implica dos problemas:

- La definición de los límites del mapa de manera tal que reduzca la arbitrariedad en la partición que se adopte.

- Las formas de tomar en cuenta las interacciones que se dan en el mapa, así definido, con el “medio externo”; dicho de otra manera, la influencia de lo que queda afuera sobre lo que queda adentro del mapa, y recíprocamente, condiciones del entorno o condiciones del contorno.

Los elementos son los componentes de un sistema; éstos nos son independientes porque se determinan recíprocamente. Por esto, la elección de los límites debe hacerse de forma tal que los elementos que integren el mapa presenten cierta forma de organización o de estructura.

La estructura del sistema está dada por las relaciones entre los elementos. Por lo tanto deben ser incluidas las relaciones más significativas entre éstos, dejando relaciones con elementos que quedan afuera del mapa. Por ello las relaciones entre elementos conforman los límites del mapa y determinan sus condiciones de contorno.

Sobre la metodología: una estrategia

A la hora de pensar metodológicamente nuestro proceso de creación del mapa hay que afrontar la definición de límites, su ecología; qué es lo que queda afuera y lo que ya está incorporado. Entonces podemos reconocer (desde una perspectiva amplia y compleja de la comunicación), diferentes campos en un mapa, que surgen de los temas que son significativos y relevantes para las comunidades que se apropiaran del mapa.

Por ejemplo algunos campos que se pueden cruzar en el mapa son:

- Desarrollo local

- Jóvenes.

- Salud

- Educación

- Medios de Comunicación

- Mediadores

- Adultos mayores, etc.

Estos campos son ideas fuerza que en el proceso de participación, constituyen relaciones posibles, donde vamos a encontrar qué es lo que vamos a construir específicamente.

- ¿Qué vamos a observar específicamente?

Los observables y los hechos se construyen intentando no perder la fuerza de la complejidad de la trama de relaciones de donde surgen.

El instrumento mapa debe ser construido en tres dimensiones y cada campo de relaciones es mirado desde los niveles de proceso, Intraobjetual; Interobjetual y Transobejtual.

Al reconocer estos cruces de campos (educación, salud, medio ambiente, medios de comunicación, etc.) y niveles de proceso (intra, inter y transobjetual), surgen espacios de interacción de diferentes elementos de un mismo sistema, que configuran subsistemas de relaciones que nos disparan diferentes técnicas de investigación cuali-cuantitativas.

La estructuración del sistema toma la forma de un mapa de relaciones que tiene varias posibilidades de entradas y combinaciones. Esta estructura es desestructurada, porque:

1. nos permite realizar varios recorridos por el campo material, disparando diferentes procesos de investigación/ participación/ acción, que pueden convivir y articularse en la misma estructura. Todo depende de dónde la comunidad y el grupo de investigación que participa en la construcción del mapa ponga el acento, con qué pregunta se enfoque el problema, qué subsistemas se configuren, con qué elementos se trabaje o con qué recursos materiales, humanos e institucionales cuente el grupo investigador.

2. Por otro lado también abre canales de circulación y diálogo entre diferentes componentes del sistema. Es decir que los distintos conceptos, descripciones, valores, situaciones, etc. que surgen desde los campos de relaciones se combinen armónicamente al cruzarse en el proceso de investigación participativa. Recorremos el campo material de distintas formas, combinando preguntas y elementos, enfocando con diferentes instrumentos para construir la cartografía.

- Nivel de proceso Intraobjetual lo que arroja los datos cuantitativos.

- Nivel de proceso Interobjetual lo que hace visible las relaciones

- Nivel de proceso Transobjetual lo que posibilita la transformación

La ecología del sistema

Definimos los límites del mapa no como fronteras territoriales. Partimos de reconocer que no podemos mirar toda la realidad y que tenemos que ordenar el relato de una manera donde la separación entre el adentro y el afuera tenga condiciones en los límites que faciliten el movimiento y el flujo. Es decir, debemos establecer una convivencia entre los elementos que produzcan transformaciones, cambios imprevistos en la estructura del MAPA y nuevas posibilidades de perspectivas.

El MAPA es el instrumento que estructura la investigación.

Generación del conocimiento: 


Nivel de Procesos
Modos de Conocimiento
Técnicas
Dimensiones de la realidad
Intraobjetual

Fenomenológico
Descripción de elementos en detalle.

Distributivas

Encuesta

Material y Objetiva
Interobjetual

 

Objetivizante
Sistemas de relaciones entre elementos. Organización: tipo de relaciones que garantizan la identidad del objeto.
Estructurales Reflexivas
Grupos de discusión.
Historia de vida
Trayectoria
Cartografía cultural
Valores subjetivos de la gente
Transobjetual

Praxeológico
Capacidad de transformar.
Intervención
Investigación acción. Terapia Social. Trabajo heurístico.
Potencial de desarrollo

Estamos urgidos de nuevas categorías interpretativas y nuevos valores que nos lleven a construir nuevos instrumentos de intervención, más apropiados para disparar el proceso de transformación.

Para crear estos instrumentos nuevos, es necesario:

- No estar atados de la estructura supraracional de la cultura dominante

- Revalorizar antiguas prácticas

- Respetar y comprender las fuerzas y la energía del universo y la naturaleza

- Superar falsos valores y falsas creencias, concebidos para controlar y dominar

- Cancelar los sistemas de miedos

Un mapa no debe ser una idea petrificada. Según Edgar Morin, las estrategias políticas requieren del conocimiento complejo, y que éstas surjan trabajando con y contra lo incierto, lo aleatorio, el juego múltiple de las interacciones. No existe un territorio predeterminado del que podamos levantar un mapa, es el propio acto de cartografiar al mundo quien lo crea. El mundo no nos viene dado y la cognición es representación.
El ¿para qué me sirve participar en la construcción del mapa comunicacional? es una pregunta de entrada clave en el proceso de apropiación del mapa por parte de la comunidad. Para ello, se debe iniciar un proceso de trabajo colectivo, de intercambio de miradas acerca de llevar adelante la concreción del mapa y del objetivo de este trabajo. Por eso, esta pregunta debe ser respondida en común, construir sentidos colectivos en relación con esas preguntas. En este proceso, se trabajan y se consensúan nociones y conceptos, concretos y vitales para el proceso respondiéndonos:

- ¿qué tengo para dar en el proceso de construcción del mapa?

- ¿qué le queda a mi comunidad?

-¿para que sirven los datos?

- ¿qué datos son significativos y relevantes para poner en común?

- ¿de qué sirve el mapa a la hora de planificar políticas de desarrollo que sean participativas?

- ¿cómo se gestionan procesos participativos en el mismo proceso de creación cartográfica?

- ¿cómo se actualiza el mapa?

- ¿de qué manera le sirve al territorio el uso del mapa?

- ¿cómo se pueden desarrollar procesos pedagógicos de comunicación/ educación en el contexto del mapa?

Algunas nociones que atraviesan el proceso colectivo de construcción de un mapa comunicacional

- La Mediación pedagógica(2): un proceso de uso y apropiación

Entendemos a la mediación pedagógica como mediadora entre áreas del conocimiento y de la práctica humana, y quienes están en situación de aprender algo de ellas.

En la mediación pedagógica se conjugan cuatro elementos básicos:

1. Partir siempre del otro, es decir del ser que está en situación de aprendizaje. Para ello se requiere un conocimiento de las características culturales, escuchar al otro.

2. Trabajar la información de manera pedagógica, esto es tratarla para no caer en una acumulación de datos, tratando de llegar a los interlocutores con ejemplos, distintos ángulos de mira, apelaciones a las experiencias y otros recursos que faciliten el aprendizaje.

3. Trabajar las propuestas de aprendizaje también de manera pedagógica lo cual supone una cuidadosa preparación de las prácticas que le pediremos a nuestros interlocutores.

4. Trabajar en el tratamiento de la forma ya que ésta educa como parte del acto pedagógico y resulta fundamental para asegurar la mediación.

- Promoción del aprendizaje

Daniel Prieto Castillo propone cuatro dimensiones en la promoción del aprendizaje:

- Participación: combatir la pasividad y la mera recepción.

- Creatividad: construir, redescubrir, reinventar e inventar el mundo.

- Expresividad: se trata de promover la capacidad de comunicarse y de expresarse con fluidez en distintos lenguajes.

- Relacionalidad: retomando a Simón Rodríguez “Todo aprendizaje es un interaprendizaje”. Estamos aquí para entre-aprendernos.

Este modo de aprendizaje se basa en la participación activa del sujeto en el proceso de comunicación/ educación; y a la vez, forma al sujeto para la participación en la sociedad. Porque sólo involucrándose, problematizando, investigando, haciéndose preguntas y buscando respuestas, se llega realmente al conocimiento. Por eso decimos que el mapa se puede constituir, no sólo en un modo de conocer un escenario sino que también se puede constituir en una herramienta que se pone en movimiento en el momento de diseñar estrategias de comunicación y de desarrollo local. Porque nos permite: generar redes por donde circulen recursos humanos y materiales, y mirar el potencial de desarrollo.

Notas
* El presente trabajo se inscribe en el Proyecto de Investigación: “La producción de mensajes propios con jóvenes en procesos de desarrollo local. Casos: Programa ‘Plazas para Varela’ y Programa ‘A saltar la Pared”, que fuera dirigido por la Lic. Cecilia Ceraso e iniciado el 01/01/02 en el marco del Programa de Incentivos a Docentes e Investigadores. Formaron parte del equipo de investigación: Vanesa Arrúa, Germán Rétola, Federico Araneta, Mariana Inchaurrondo, Ana Amelia Negrete, María Noel Rosa y Gabriela Wahnón. La investigación finalizó el 31/12/03.
1 HOREJS, Irene. Formulación y Gestión de Microproyectos de Desarrollo, Bs. As., Editorial Humanitas, 1991.
2 PRIETO CASTILLO, Daniel. Palabras e imágenes para la comunicación impresa, Quito, UCLAP, 1996.